Blogs

Ashoka's Blogs

Submitted by on Fri, June 17, 2016

 

 

Sarais Tineo

Voluntaria de Ashoka Región Andina.

 

Por Dayana Braz

 

La sociedad actual está evolucionando increíblemente rápido y detrás de ella arrastra los problemas que afectan a cada uno de nosotros. Por eso es importante generar proyectos que formen a Agentes de Cambio que lideren la transformación que necesita nuestro futuro de una manera positiva y permanente.

 

Entre esos líderes juveniles que están dispuestos a darlo todo por un mundo mejor está Sarais Tineo. Es una venezolana de 23 años, recién graduada de Estudios Internacionales en la Universidad Central de Venezuela (UCV). Siempre ha tenido esa semilla por colaborar con quienes más lo necesitan. A lo largo de su vida ha sido voluntaria para prestar su ayuda en comunidades en situaciones difíciles como Tucupita, sitio donde hizo su servicio comunitario.

 

En el año 2010 participó en el concurso de la embajada de Francia, Découverte de la Francophonie, en el que quedó como finalista por su ensayo crítico hacia las sociedades. Actualmente, está haciendo un diplomado en negociación y espera comenzar una maestría en Francia o Reino Unido en programas de desarrollo social que estén enfocados en América Latina.

 

Sarais aspira que mediante su vocación social pueda contribuir en las soluciones de los problemas que más impactan en el mundo, para poder vivir en un lugar más seguro y ecuánime para todos. 

 

¿Por qué elegiste ser voluntario de Ashoka?

 

Llegué a Ashoka de una manera muy loca, porque fue por una compañera de clases, que la verdad no era muy cercana a mí. Entonces, cuando ya estaba en 8vo semestre, que es el último de la carrera, yo estaba buscando pasantías. Sin embargo, me tocó en un momento muy complicado conseguirlas. Un día ella (la compañera de clases) me escribe por Facebook para ver si estaba interesada en ser voluntaria en Ashoka. En ese momento la verdad es que no conocía la organización, me puse a investigar y me gustó muchísimo porque yo siempre he tenido vocación social. Siempre me ha gustado ayudar a otras personas y he hecho voluntariado en la universidad. A partir de allí tomé la decisión de ser voluntaria en Ashoka.

 

Estoy en Ashoka porque yo quiero enfocar mi carrera en el desarrollo social. Luego entrar al sistema de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) para trabajar en PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo).

 

Y a partir de allí, ¿Cómo fue el proceso para convertirte en Embajador de Ashoka?

 

Al principio empecé apoyando a la organización en unas traducciones de los perfiles de algunos candidatos del año pasado. Luego la muchacha que me contactó para que empezar en Ashoka pasó a apoyar a los programas educativos y yo quedé en Venture, que es donde estoy actualmente. Pasé a ser embajadora de Ashoka porque cuando mi jefa no estaba, yo quedaba encargada de ejecutar todas las tareas que tenían que ver con Venture. La verdad es que todo fue fluyendo y se dio súper rápido, pero pienso que fue el momento es que ellos confiaron en mí, en que podía llevar a cabo el trabajo.  

 

¿Cómo crees que te han impactado las historias de los emprendedores sociales de Ashoka? 

 

Me han impacto muchísimo porque son personas que realmente dejaron a un lado sus carreras profesionales para enfocarse en el emprendimiento social. Por ejemplo, Alejandro Marius es un ingeniero que abandonó contratos multimillonarios en transnacionales para dedicarse a esto. Hoy en Venezuela es lo que necesitamos, que los ciudadanos se reconcilien con el trabajo, que recuerden lo importante que es ganarse las cosas con esfuerzo. También, emprendedores que se dedican a ayudar a otros porque les nace, como Alberto Vollmer.

 

Asimismo, en Colombia están las personas que ayudan en los procesos de paz, que hasta su vida corre peligro, pero no les importa con tal de cumplir ese objetivo por personas que quizá nunca volverán a ver. Estas historias me llenan muchísimo y me dan la fuerza de seguir adelante.

 

¿Cuál de las habilidades emprendedoras de Ashoka te parece la más importante (liderazgo colaborativo/democrático, empatía, trabajo en equipo, changemaking)?

 

Desde el punto de vista de Ashoka, ellos le prestan mucha atención a lo que es la empatía. A mí me parece súper importante porque tú no puedes, a diferencia de lo que dice el concepto, ponerte totalmente en el lugar de otra persona. Pero es importante porque puedo intentar entender lo que tú estás pasando, lo que estás viviendo o que te está haciendo actuar de esa manera. Debo estar consciente de que estás ahí. Sin embargo, me doy cuenta de que no puedo tomar una sola (de las habilidades emprendedoras) en consideración porque todas son un conjunto de acciones que se complementan y que ayudan a seguir creyendo y apostando por el emprendimiento social.

 

¿Cómo Ashoka ha impactado tu vida? 

 

La verdad me ha impactado bastante. Principalmente, porque las historias de los emprendedores, que son personas que a cuenta de nada han sacrificado sus comodidades para ayudar a otros, me han dado fuerzas para seguir adelante. 

 

¿Qué puedes decir del emprendimiento social en Latinoamérica? 

 

El emprendimiento social en Latinoamérica, en mi opinión, todavía está un poco incipiente. Sin embargo, se están generando ideas interesantes e importantes y creo que el emprendimiento puede ser el camino para llevarnos, finalmente, por ese anhelado desarrollo en nuestras sociedades. De toda crisis surge una oportunidad y creo que eso está creciendo mucho, quizá no en el emprendimiento social, pero sí está ayudando a crear el nuevo liderazgo que tanta falta nos hace.

 

Submitted by on Thu, November 12, 2015

El pasado 28 de octubre, en la Quinta Esmeralda de Caracas, se reunieron diversos líderes empresariales y expertos del área social en el XV simposio de RSE: “Corresponsabilidad: Un camino para lograr una alianza social sostenible”, que estuvo organizado por Alianza Social de VenAmCham y, en el cual tuvieron participación protagónica algunas iniciativas sociales impulsadas por organizaciones como Ashoka, Cargill, Pizzolante Comunicación + Estrategia, entre otras.

En el evento se conversó sobre la situación de la RSE en el país y se dieron a conocer experiencias exitosas que mantienen la esperanza en que las empresas socialmente responsables son la vía para generar cambios y resultados positivos en Venezuela.

La directora de Ashoka Región Andina, Norma Peréz, presentó el panel Sostenibilidad de la inclusión social en el país. Pérez, socióloga de profesión y con una gran experiencia en el campo, destacó la necesidad de que la empresa privada pase de “un rol asistencialista a una cultura de agente de Cambio, colaborativa y transformadora”, agregando que “la inclusión social es sostenible cuando se trabaja con una mirada de cambio sistémico”. 

A su vez, la directora de Ashoka para la región presentó 3 casos de éxitos de Emprendedores Sociales de Ashoka (Ashoka Fellows) que contaron sus experiencias:

  • Lilian Romero (Asotránsito), emprendedora que busca transformar la seguridad vial en el país con el fin de reducir accidentes y muertes en las vías. 
  • Carlos Atencio (Fundación Medicina Familiar), dedicada a mejorar las condiciones de salud de la población a través del rescate del médico de cabecera que atiende al grupo familiar y conoce sus antecedentes e historia médica. 
  • Martín Guzmán (Proyecto Lumen), dedicado a empoderar a docentes de escuelas rurales para que sean agentes de prevención visual en sus estudiantes y puedan demandar mejores servicios de salud en sus comunidades. 

Estos venezolanos exitosos, contagiaron a los asistentes con sus historias y demostraron la confianza en la viabilidad y sostenibilidad de los emprendimientos sociales. Todos coincidieron en que la participación de la empresa privada es un factor clave en emprendimientos sociales, no solo por el apoyo económico que pueden brindar, sino por el aporte de sus talentos organizacionales. “El modelo ganar-ganar está basado en la participación, y la sustentabilidad se deriva del aporte de cada uno en esos resultados”, concluyeron los Fellows de Ashoka, integrantes de la red mundial de Emprendedores Sociales de Ashoka con más de 3000 miembros en 85 países.

La Responsabilidad Social Empresarial en el foco

El Simposio fue escenario para reconocer la importancia que tienen hoy en día la responsabilidad social, para el desarrollo y mejora de los problemas sociales, y en donde la empresa privada tiene un peso importantísimo para su materialización. 

El Gerente General de Datos, Luis Maturén, y suministró el índice de reconocimiento de Responsabilidad Social Empresarial en 2015, que muestra que en Venezuela disminuyó 4 puntos la inversión en el área. No obstante, con la ponencia del Director de la agencia Pizzolante Comunicación + Estrategia, Ítalo Pizzolante, se demostró que la empresa del futuro son aquellas donde los valores y las alianzas permiten un mayor reconocimiento de las acciones sociales. De igual manera, el director de Asuntos Corporativos en Cargill, Ramón Sosa, resaltó que “las empresas se ven como corresponsables de lo que está pasando en el mundo”.